jueves, 9 de febrero de 2012

fríos...

Cuando el cuerpo comienza a coger el calor después de una mañana heladora, recibo la carta que el cardenal de Madrid dirige a los "diocesanos".
Protegidos de la lluvia desde dentro de una chabola
Si el frío me ha calado hasta los huesos, el escalofrío al leer la misiva cardenalicia me deja estupefacto. No sólo me sobrecogió el corazón sino que las entrañas comenzaron a retorcerse como si de una mala digestión se tratara.
Resulta que se pretende organizar otra excursión (que episcopalmente llaman peregrinación) a Roma para agradecer la oportunidad de tantos excursionistas que pudieron venir a nuestro país, eso sí cuando no hacía frío, el pasado verano. Y se quedan tan tranquilos.
¿Qué tendrá esta gente en el corazón? ¿no ven el sufrimiento que existe alrededor? ¿no conocen ninguna familia donde haya una, dos... todos los miembros en paro? ¿no acuden a sus celebraciones jóvenes explotados por católicos empresarios con contratos minis y horas maxis? ¿no saben que desde cáritas se da la voz de alarma por las ingentes necesidades que tenemos que afrontar? ¿que ese poblado que visitó clandestinamente hace tiempo, el Gallinero, tiritaba esta mañana de frío cuando levantábamos a los pequeños para ir al colegio? ¿no lee las noticias que hablan, en esta rica Europa, de personas muertas por el frío? ¿que en cuanto abres una puerta y un caldero, los pobres siguen llegando y llenando el espacio? ¿que hay inmigrantes que no salen de casa por miedo a las redadas racistas de la policía? ¿que hay niños que esta misma noche no podrán comer porque su mama PUTA no encontró a nadie en la calle? ¿que hay familias viviendo en extrema pobreza y un montón más de ellas esperando ser desahuciadas?
La rabia que tengo es tanta...
Interior de chabola. Familia de 6 miembros
¿Cómo pueden organizarse fiestas para ricos mientras tantos ciudadanos/hermanos son empobrecidos y viven en la pobreza aterradora del hambre, el paro y la exclusión?.
Esperando la ruta escolar
Esta mañana nos lloraban los ojos por el frío cuando acompañábamos a los pequeños del gallinero a la ruta escolar. Se agazapaban, intentando cortar el aire, para que el sol les calentase sus manos desnudas fresquitas de pobreza. Sin embargo cuando uno ve tanto dislate la nausea vuelve a aparecer.
¿Qué se necesitara para que la algarabía religiosa deje pasar el mensaje de Jesús?  Ese que nos dijo "tuve hambre y me dieron de comer; tuve sed y me dieron de beber; estaba de paso y me alojaron; desnudo y me vistieron; enfermo y me visitaron; preso y me vinieron a ver”.
La verdad es que el frío temporal que estamos viviendo se pasa, y con calor y achuchón más rápido aún. Pero esa terquedad de corazón no sabe uno cómo poder colaborar en combatir. Quizás porque lo que trae la naturaleza ella misma lo puede solventar, mientras que el mal que creamos las personas es difícil de extirpar de nuestra vida. Cuando este mal es institucional, una gran bola de nieve tenemos ante nosotros.
Acabo recordando aquellos versos de Pedro Salinas:
Tú vives siempre en tus actos….
La vida es lo que tú tocas
Adjunto carta del cardenal Rouco, con el fin de que vean ustedes mismos:

Carta del Cardenal de Madrid

6 comentarios:

  1. No me extraña que sientas frio hasta dolerte las entrañas ante una carta tan "festiva" y despegada de uno que se hace llamar representante de Jesús en la Tierra. ¡No hay mas que verle! ¿Es posible que de tanto compadreo con el poder no vean lo que pasa en la calle, en las casas, entre los jóvenes y los expoliados? ¿Es porque la "Iglesia Jerárquica" nunca está en crisis? ¿En vez de viajar a ver al Santo Padre no sería más cristiano dedicar tiempo y dinero a hacer cosas justo al lado de su casa, de su provincia, convirtiendo en realidad el Evangelio? Pero habrá que pensar en positivo, Javi, y yo llevo todo el dia escribiendo esto en todas partes: NOSOTROS SOMOS SU CONTRADICCION. MIENTRAS ELLOS EXISTAN, NOSOTROS LUCHAREMOS.
    Un abrazo.
    Toñi.

    ResponderEliminar
  2. Las personas del gallinero no existen para la autoridad eclesiastica, igual que los desfavorecidos, los presos, las personas de los CIES o incluso los parados.

    No acaban de entender que Jesus estaba cerca de los necesitados y no de los poderosos, quiza por eso la iglsia esta cada vez mas sola y organiza este tipo de circos para captar incautos.

    Sin embargo, creo que cada vez mas personas, mas alla de las creencias de cada uno, se siente cerca de los desfavorecidos y cada vez mas alejado del circo de la iglesia.

    Un beso enorme! alma

    ResponderEliminar
  3. Cada vez estoy mas convencido de que otra Iglesia tiene que ser
    posible. Que se necesita con urgencia.
    Cuando veo cosas como estas, no puedo evitar que la imagen que me
    viene a la cabeza sea la de Jesús, "muy cabreado", con los
    mercaderes del templo y con los fariseos fervientes defensores de las instituciones religiosas. Todos sabemos que esa forma de entender la vida le pusieron en el camino de su cruz. Pero también con su mensaje a otra mucha gente les dio la esperanza de que otro mundo es posible.
    Los que organizan esas excursiones, no se han enterado que él no va a poder ir, porque, cada mañana, haga frió, llueva, o caigan "chuzos" de punta; esta dándoles calor y el desayuno a los niños de El Gallinero,antes de ir al colegio..

    Un abrazo
    Alfonso.

    ResponderEliminar
  4. Javi, siempre hablando con franqueza, honestidad, sentido común, empatía y coherencia. Eres grande entre los grandes. Gracias por compartir la verdad. Cristina.

    ResponderEliminar
  5. Me parece vergonzoso que la iglesia, o algunos de sus representantes piensen en un viaje que como bien decis es un gasto enorme, cuando hay personas no solo en el gallinero sino gente que realmente lo necesita, que desgraciadamente cada dia se esta marginando a mas gente y entre otros a los mayores, que en lugar de gastar que ayuden a esas personas, hoy es la primera vez que he visto tu carta y me he impresionado y te doy la razon.

    ResponderEliminar