domingo, 28 de enero de 2024

sentirnos....

El privilegio de compartir comida, ilusiones, vida...
Esta mañana en nuestra celebración dominical dejábamos resonar ese ”asombro” del que nos hablaba el Evangelio. Algo muy parecido a la “admiración” de la que nos hablaba -también esta mañana- la columna del amigo Luis García Montero.

Asombrarnos para dejarnos desbaratar en la acogida. Asombrarnos de la capacidad de las personas -cuyas vidas están traspasadas por el dolor- en rehacerse y seguir disfrutando y contagiarnos de la pasión por vivir. Asombrarnos de las innumerables veces que tenemos que parar, volver a los orígenes y dejarnos abrazar por esas maravillosas personas en medio de las que vivimos que nos construyen, alientan y esperanzan… Vamos, toda una fortuna con que nos llena la Vida.
Cómo será esta que en ocasiones el asombro nos pilla desprovistos de casi todo. Una persona, migrante, que llegó desfondada a la parroquia porque llevaba varios días durmiendo en la calle, después de poner su vida patas arriba en el camino migratorio. Esa misma noche nos anuncia que está embarazada y, sin darnos tiempo a encajar la alegría por la noticia, en medio del susto y descoloque, en el mismo templo donde había ocurrido todo lo anterior, se pone malísima y pierde la criatura…
El tiempo pasa, la vida se re-coloca y hoy vino a visitarnos. La distancia física no puede con el cariño y la estima, aunque duelan los recuerdos.
Ahora, al preguntarla si había llegado a su casa, me contesta: “Muchas gracias por ese recibimiento tú sabes que más que una parroquia es un hogar y para mí es mucho más significativo  por mi hjita,  ya que no tengo un panteón donde visitarla pero si un hogar en donde sentirla”. Y entonces se me viene toda la vida que vivimos, que nos acompaña, pasos delante pasos atrás achuchando…y es cuando, ante el sentimiento de esta mujer que no pudo llegar a abrazar a su bebita, sólo puedo dar gracias por todo lo que vivimos, queremos y sentimos.

jueves, 19 de octubre de 2023

desacralizar!¡

 

Vuelvo a leer la palabra que titula este desahogo.


Hacía mucho tiempo, desde aquel 2006, en que el vicario de Vallecas de entonces me admonitó (¿amenazó?) con que nuestro templo de San Carlos Borromeo quedaría "desacralizado" si seguíamos en el empeño de celebrar la fiesta popular de los carnavales. Fiesta que lógicamente celebramos.
Desde entonces la de acontecimientos que hemos vivido en ese espacio desacralizado. Muchas veces lo he pensado. Cómo se puede, teniendo el Evangelio en nuestro horizonte, hablar de espacios sagrados. Sólo es sagrada la Naturaleza y quienes la habitamos. En estos tiempos, por ahí ha pasado de todo y todo tipo de personas. Eso sí, teniendo un lugar especial y destacado nuestras celebraciones dominicales en torno a la mesa del Señor Jesús.
Es un espacio físico, el de San Carlos Borromeo, pequeño y precario. Y en él, sin embargo, acontece mucha Vida. Esta misma mañana convivían los arqueólogos que están excavando junto al templo y sus colegas fotógrafos documentando lo hallado, con las clases de español para migrantes, con la acogida social en los despachos y revoloteando sobre todo, dos familias acogidas que la Administración pública mantiene en la calle al no darles albergue y ser una obra titánica conseguir cita para formalizar la solicitud de Asilo.
Es por esto que generosamente se han bajado al espacio "desacralizado" donde duermen, hacen deberes los pequeños y hoy han tenido que comer, a los pies del Palestino, porque no había otro sitio libre.

Y me vino aquella admonición del vicario. Y como han pasado los años y ya está viejito y no le guardo rencor, he pensado: ¡que cosa más sagrada que dos familias que “no tienen donde reclinar la cabeza” compartan la comida a los pies del crucificado!. Y creo que este es el ágape del que nos habló el tal Jesús…

miércoles, 27 de septiembre de 2023

lo caro que sale causar dolor

Aun con los ojos medio cerrados por el madrugón, vengo de asistir a un desahucio. Una joven pareja, con dos pequeñines ha sido desahuciada, esta mañana, por no poder hacer frente a los bajos pagos de alquiler. Este bajo pago de alquiler denota la falta de recursos en dicha familia.
 
 Además de vecinas y vecinos solidarios con semejante drama, desde primera hora de la madrugada -a las 6:00h.- dicen algunos vecinos el portal del desahucio y los colindantes estaban, literalmente tomados por policía municipal de esos que van disfrazados de robocop. Imponen e intimidan. Me preguntaba qué sentirían los niños que a primeras horas acudían con su mamas y papas al colegio.

Como en otras ocasiones la intimidación policial como carta de presentación: Que si somos más de 20 nos filiarían para enviarnos la multa por concentración no “autorizada”; que si para qué hacíamos fotos; que si éramos freelance… bueno nos han identificado a otro amigo y a mí que teníamos las máquinas de fotografiar colgadas sobre el pecho.

Momento de la instalación de la puerta blindada

Y mucho trajín de policías. En un momento dado, casi una hora antes de la prevista para ejecutar el desahucio, conté más de 23 policías municipales. Más todos los coches con agentes de policía nacional y secretas que pasaban, daban la vuelta y se marchaban. El desfile ante el horror que se avecinaba.


Llegó la comisión judicial, dos mujeres jóvenes -parecían a la distancia que las autoridades nos indicaron- que se encaminan al portal: mascarillas -de esas que hemos normalizado en la era covid- sobre su rostro, escoltadas por policías ya, desde hace rato, con el casco antidisturbios colgado a la cintura.


Y tras estos, los comerciantes del horror: de la empresa de instalación de puertas, de la empresa de muebles, de la empresa de seguridad privada… y la mama y el papa -junto a la abuela- con las dos criaturas envueltas en manas sobre los hombros una y en el carrito de bebe la otra.


Y los vecinos y vecinas gritando “un desahucio, otra ocupación…”. Y las Administraciones emburrocratizadas ausentes de semejante atropello.


Y yo pensando: hay que ver lo caro que sale causar dolor…

jueves, 28 de julio de 2022

afortunados... verano!!

 

El calor sofocante que estamos padeciendo este último mes (y tenemos acceso a agua, electricidad, ventilador, recursos para consumir en fresquito...) hace que los cansancios parezcan aún mayores. Es como un chaparrón de fatiga que te deja totalmente “pluf”.
Pues en medio de ese panorama “atorrador”, en medio de las sombras del día a día -como el sol por las rendijas de las persianas-, se cuela la alegría, la fiesta, el encuentro, la mesa compartida y la música…. Que afortunados somos…

Estos dos jóvenes han tenido -y no ha finalizado- un proyecto vital aterrador, de esos que queman y cuyo futuro ha quedado dibujado de formas complejas. Sin embargo, en medio de las dificultades -como aquél ave fénix- estos muchachos no pierden la sonrisa, se vuelven a levantar.... Lo poco que tienen son capaces de transformarlo en servicio y simpatía. Entonces todo se multiplica, hasta valores infinitos. 

Acaba el curso, los cansancios hacen mella pero la alegría de que nos dejen compartir nuestras pequeñas vidas con sus vuelos titánicos, hacen que aquellos se difuminen y no acaben con nosotros. 

Muchas gracias a todos y todas.
Muy Feliz Verano.

miércoles, 22 de junio de 2022

lágrimas

 

nunca olvidarás con quien has llorado”… cantaba hace años Luis Pastor.

Esta mañana, ante un grande, migrante, colombiano y lleno de lágrimas me volvió esta frase del poema “Mar de lágrimas” (que por cierto recomiendo).

Hace poco más de 24 horas celebramos el día por los refugiados. Tengo la sensación -como en tantas otras de estas celebraciones- que un día celebramos mientras nos pasamos los restantes 364 persiguiendo, criminalizando, violentando e ignorando a las personas migrantes y refugiadas.

Al ver a Daniel derrumbado sobre la mesa del despacho, llorando desconsoladamente, angustiado porque no tiene dinero y le echan de la habitación alquilada, cargando en sus espaldas la angustia de saber que su hijo y su madre siguen en Calí amenazados por quienes le forzaban a participar del dinero ganado y fueron la razón de su exilio…
Y a este drama se suma la imposibilidad de solicitar asilo. Cansado de esperar al teléfono de citas que no contesta, sabedor de memoria de la dirección electrónica de citas que no existen….

Tenemos un gobierno de una Europa que funciona como los sátrapas mercenarios económicos de su ciudad natal. Todo prefabricado para que no vengan, que no vivan, que no lleguen… eso sí, el día señalado nos vestimos todos de humanitarios y acogedores y celebramos… pero cuánto nos cuesta preguntarnos por las razones del malestar y denunciar sus causas….

Quizás la mejor celebración sea escuchar, empatizar y llorar con quien llora… lo mismo nos humanizamos…

martes, 11 de enero de 2022

Cuidarnos...

 

Dice Antonio Muñoz Molina, en su libro “Volver a dónde”, que “El mundo de después es una mala copia del mundo de antes”. Comienzo este año con situaciones parecidas al año anterior, y al anterior de ese otro…  La incertidumbre, el empobrecimiento y desconcierto ante lo que ocurre vuelve difícil subir la ventana cada mañana.

Se ha puesto de moda nuevamente el termino “cuidado”. Esta mañana mismo insistía a una persona muy querida que cuide el cuidar. Atrás quedan ya los autocuidados. No por innecesarios, cuanto porque muchas veces fueron una llamada al espejo autocomplaciente o a la dispersión en la preocupación por el otro...

Sin embargo, y deseo que pasen pronto esta olas pandémicas, los cuidados no deben ser sólo un incremento de publicaciones al respecto. Tenemos necesidad -y obligación- de cuidarnos.

Por eso esa foto con la que quiero dar por inaugurado este año. En medio de situaciones terribles, dolorosas o excepcionales que no dejemos de cuidarnos. Que dediquemos tiempo y energías a cuidarnos. A sentarnos con otros y tomar ese té de calor y comunión que tanta falta nos hace.
Si personas que llevan más de una año torturadas por quienes nos gobiernan al haberlas cortado la energía eléctrica en cañada Real, son capaces de ofrecer este cuidado, que menos podemos hacer quien no sufrimos esa ignominia, por problemas gordos que nos aquejen …

Con respeto al escritor, espero que esa afirmación de D. Antonio -este año- la
tronemos
en copia mejorada.

jueves, 25 de febrero de 2021

migrando...



 

Miraba al infinito y descubrí el firmamento.

Las migraciones venían ordenadas a la Paz.
El pico de una paloma se dibujó sobre el cielo.

Pensé: que suerte, migran sin fronteras. Sin tener que demostrar sus cualidades, honradez o necesidad. Migran por que es la naturaleza.
Al no encontrar muros, ni políticas fronterizas, ni policías armados… viene ordenadas.

Que privilegio ser ave, poder moverse e paz…