viernes, 10 de febrero de 2017

Verónica y Samuel

Que miradas.
Parece imposible que ya nunca más puedan volver a fijarse una en la del otro. Que tierno recuerdo dejará esta imagen a vuestra familia, conocidos y compañeros de “travesía”.
Tan jóvenes, tan tiernos, que pareciera imposible que la criminal política europea que contra las personas migrantes se está ejecutando en esta vieja Europa, sea capaz de truncar vuestro futuro de una manera tan barbara.
No os conocí personalmente pero no quisiera que vuestra memoria, como la de tantos y tantas cuya imagen tampoco conocemos y pueblan ese cementerio in-natural en que hemos transformado nuestros mares y desiertos, quede en el olvido. Los seres humanos sólo podremos seguir mirando hacia delante, con humanidad, si somos capaces de prosternarnos antes las víctimas que, en el pasado, hemos ido dejando con responsabilidad directa o indirecta. Ese perdón colectivo que imploro ante vuestra joven mirada.
¿Qué mundo estamos creando? ¿De qué mundo huíais para poner en riesgo vuestra vida, la vida más sagrada que conocías: la de tu hijo? ¿Qué mundo habitamos cuya facilidad fratricida podría revertirse sin demasiado esfuerzo?
Miro vuestra foto y no puedo extirpar de mi cabeza la imagen de mi hermana y mi sobrino. De mi querida amiga y su hija. De la vecina recién alumbrada y su criatura resguardada entre sus pechos. ¿Por qué unos sí y otros no?
Poco puedo ya hacer por vosotros, más allá de lamentar y recordar, quiero decir –decirme- en voz alta que debo poner todo mi empeño para que vuestra memoria se transforme en empeño real y cierto para que no haya más necesidad de emprender esos viajes de muerte, violación y desespero. Y, eso sí, utilizar toda la violencia pacífica a mi alcance con aquellos que detentan poderes que crean leyes contra vosotros, que sueñan líneas contra la vida…

-->
En ocasiones las estrellas no las podemos ver. Sabemos certeramente de su presencia. Que vuestra mirada, como se ha clavado en lo más profundo de mí, ilumine esta batalla que tenemos contra quienes se empeñan en negar la Acogida y Hospitalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada